Home » , , » Pequeños “parásitos invisibles” en nuestro huerto ¿Qué hago?

Pequeños “parásitos invisibles” en nuestro huerto ¿Qué hago?

Escrito por Daniel Ceballo el 19 de agosto de 2014 | martes, agosto 19, 2014

vista microscópica de un nemátodo
Los nemátodos son pequeños gusanos, tan pequeños que no los podrán ver a simple vista, se encuentran en vida libre en el mar, en aguas dulces, en materia orgánica, en suelos, hasta en formas parasitas en humanos, animales y plantas, este último grupo de nuestra importancia, poseen una cavidad bucal algo parecido en funcionalidad a una aguja de jeringa llamada “estilete” con el que pueden fácilmente succionar su alimento y por medio del cual se transmiten enfermedades, en fin, se encontrarán nemátodos en casi todas las formas de vida posible, incluyendo los ambientes extremos.

Estos nemátodos son de tamaño microscópico

Estos parásitos son muy antiguos, su tamaño característico, el cual puede estar entre 0,5mm y 1,5mm y de cuerpo traslúcido, hace su difícil identificación hasta que se ven los primeros síntomas en las plantas, causados por daños mecánicos y síntomas de enfermedades, estos nemátodos afectan la normal fisiología de la planta causando cambios bioquímicos, casi siempre sucede que al ver alguna anomalía en sus plantas lo más seguro sea que jamás piensen que los nemátodos son la causa.
Los síntomas de ataques de nematodos se evidencian como signos de desnutrición, lo que nos hace tomar malas decisiones, entre los síntomas podemos ver un amarillamiento de las hojas (denominado clorosis), retraso en el desarrollo de la planta (enanismo), marchitez hasta causarle la muerte, agallas en semillas, poca respuesta ante la aplicación de fertilizantes y riego, estos pueden ser los que llaman más la atención, pero existen muchos otros síntomas fácil de confundir con otras enfermedades o asociadas a malas prácticas agrícolas.

Cómo afectan los nemátodos a las plantas

Las formas en que afectan a las plantas y los síntomas, son muy variadas, estos nemátodos microscópicos causan daño principalmente al alimentarse de cualquiera de las partes de las plantas introduciendo a ella sustancias provenientes del esófago provocándole cambios fisiológicos, simultáneamente estos parásitos son también vectores de enfermedades al unirse a otros patógenos, la mayoría de estas enfermedades son complejas donde destacan las enfermedades virales.
Los residuos de cosecha donde estemos seguro que hay infestación de nematodos debemos quemarlos y desinfectar los utensilios que utilizamos en el huerto para no llevarlos a espacios no infestados. Y como nuestro blog se enfoca más hacia la producción en pequeños espacios podemos controlarlos mediante la aplicación de agua caliente al suelo, sirve también para desinfectar sustratos y así evitarnos de antemano muchas otras enfermedades, en parcelas en descanso también podrán aplicar la solarización ya planteada en otro post.
A modo de curiosidad no nos podemos olvidar de otra característica muy importante, al conocer que la mayoría de las plantas resistentes a enfermedades son muy susceptibles al ataque de nematodos, esto referido a la gran cantidad de variedades nuevas modificadas para ser resistentes, dejando esta debilidad latente.
Raices afectadas por ataque de nemátodos

Prácticas agroecológicas para su control o disminución del daño

Generalmente la infestación con nemátodos se encuentra localizada en un área determinada, es decir, su crecimiento aumenta muy rápido pero su movimiento es muy lento para abarcar otras áreas por lo que es una ventaja para su control, un control que se basa principalmente en tratar de mantener la población tan baja como podamos y así minimizar los daños en las plantas que atentará contra la producción comercial y por ende del beneficio económico del cultivo.
Su eliminación o erradicación es muy difícil, por lo que dejando a un lado el control químico históricamente tan contaminante voy a enumerar algunas medidas de control ajustadas a la visión agroecológica que quiero divulgar, esto servirá para mantener una baja población de la plaga que causen poco daño a nuestras plantas:
1ro. Control Biológico: Empleo de organismos como algunos hongos, bacterias o ácaros que afecten sólo a la población de nemátodos, también hay nemátodos que parasitan a otros nemátodos.
2do. Barbecho: Dejando la tierra sin malezas, a la intemperie durante aproximadamente 2 meses, reduce notablemente las poblaciones de nematodos o aplicando solarización como dije anteriormente.
3ro. Eliminación de material infestado como residuos de cosechas y plantas que desarrollen síntomas relacionados con estos parásitos.
4to. En semilleros, macetas y pequeñas cantidades de suelo, se pueden controlar por medio de la inducción de calor a la tierra o al sustrato por medio de agua caliente.
5to. Adición de materia orgánica que permita el desarrollo natural de otros organismos antagónicos a estos.
6to. La rotación de cultivos es vital al tener identificada la(s) especie(s) de nemátodos que nos está afectando al cultivo reduciendo la población a tal punto que no afecte la rentabilidad o utilidad de nuestros productos (considerando que la rotación de cultivos es un principio agroecológico para no agotar las tierras y mantener la sostenibilidad en el tiempo).
Todas estas medidas se deben usar conjuntamente para lograr un control aceptable de estos parásitos tan perjudiciales para nuestras plantas, infestan terrenos durante tanto tiempo y son tan desconocidos como perjudiciales, desde ahora a tomarlos en cuenta y añadir otra variable de las tantas que influyen en nuestros cultivos.

Comparte

Autor: Daniel Ceballo

0 comentarios :

Publicar un comentario

Real Time Analytics