Home » , , » Mandela y su Huerto: Un pequeño sabor a libertad

Mandela y su Huerto: Un pequeño sabor a libertad

Escrito por Daniel Ceballo el 8 de diciembre de 2013 | domingo, diciembre 08, 2013

nelson mandela
Tenía pensado seguir hilvanando las ideas con varias entradas de base, que me permitieran seguir escribiendo los siguientes posts sobre prácticas agroecológicas entre otros temas de interés y relacionados con la temática del blog, sin embargo, no puedo desaprovechar esta oportunidad para escribir algunas líneas sobre una de las tantas virtudes del Nobel de la Paz Nelson Mandela, también conocido como “Madiba” y su huerto en la cárcel, al cual consideraba como “un pequeño sabor de libertad”.

Su huerto de 900 plantas en 11 metros cuadrados

Mandela luchó durante sus 27 años que estuvo en prisión por tener un huerto, al que luego le dedicara muchas horas al día para cultivar, en el cual llegó a cuidar más de 900 plantas en un espacio de 11m2 (11m x 1m), entre las que destacan tomate, cebolla, espinacas, fresas, lechuga, remolacha, coliflor y ajíes (chiles), esto le permitía desconectarse del día a día, reencontrarse, retornar a su feliz infancia, a sus raíces, hasta convertirlo en su afición muy disciplinadamente, estas plantas hortícolas las compartía con los demás presos y hasta con sus propios guardias blancos racistas, firmemente fanáticos del apartheid, esto le daba variedad a su alimentación en la prisión.

En la década de los 70´ Nelson Mandela escribió sus memorias, las cuales escondió entre los materos (macetas) de su huerto que tenía en el patio de la cárcel, con la finalidad que un compañero próximo a salir en libertad las consiguiera y pudiera publicarlas, sin embargo, fueron descubiertas al empezar unas modificaciones estructurales en la cárcel que atravesaban el jardín, esto sirvió como motivo para suspenderle el “privilegio” al estudio del que gozaba.

Su nombre se inmortalizó entre habitantes de Sudáfrica y el resto del mundo, tanto que a nivel científico se utilizó su nombre Nelson Mandela o mejor aún, popularmente conocido cariñosamente como “Madiba” para identificar algunas especies entre las que puedo mencionar un pájaro carpintero prehistórico llamado Australopicus nelsonmandelai, una especie de orquídea Paravanda nelson mandela, una planta exótica sudafricana identificada como Protea madiba, una especie de araña fue llamada Singafrotypa mandela y en la ciudad de Columbia EUA se nombró a un árbol “madiba” en su honor.

Nelson Mandela y su huerto

Sembrar una semilla, verla crecer, regarla y luego cosecharla

Un extracto de su autobiografía que Mandela dedica a su huerto: “Mi huerto fue mi manera de escapar de todo aquello que nos rodeaba. Miraba cada día aquel enorme espacio vacío en los tejados de la prisión y como el sol caía generosamente sobre ellos durante todo el día. Entonces decidí hacer un huerto allí arriba, y año tras año solicitaba permiso para llevarlo a cabo.
Un día lo obtuve, entonces solicité 16 tambores de combustible vacíos de 200 litros y pedí a los empleados de la prisión que los cortaran por el medio. Luego los llenamos de tierra fértil y así obtuvimos 32 enormes macetas. Mi huerto fue una de las pocas cosas en prisión que pude controlar. Me ofreció la simple posibilidad de sembrar una semilla, verla crecer, regarla y luego cosecharla.
Era algo parecido a un pequeño sabor de libertad. De alguna manera mi huerto era la metáfora de mi vida: un líder debe saber cuidar su huerto, plantar las semillas, para luego cultivarlas, ese debe ser el resultado”.
(Fragmento de su libro autobiógrafico “Un largo camino hacia la libertad” “Long Walk To Freedom” tomado del blog dePatriciaTobaldo Arte y Literatura)
Esta es una pequeña muestra de la calidad humana de Nelson Mandela, de lo que estaba dispuesto a hacer y que lo llevó a ser considerado por la gran mayoría como un ícono mundial de la paz, esa paz que utilizó para conseguir la mayoría de sus triunfos y hazañas. Los dejo con algunas al final del post con algunas de sus frases y links de interés.
“…la continua acumulación de pequeñas ofensas, las mil indignidades despertaron mi ira y mi rebeldía, y el deseo de combatir el sistema que oprimía al pueblo…”
“La muerte es algo inevitable. Cuando un hombre ha hecho lo que él considera su deber para con su pueblo y su país, puede descansar en paz. Creo que he hecho ese esfuerzo y que, por lo tanto, descansaré para la eternidad”
“La Educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.”
“Veía mi huerto como una metáfora de algunos aspectos de mi vida. Un líder también tiene que atender su jardín. También él planta semillas y después observa, cultiva y cosecha los resultados, al igual que un jardinero, un líder debe aceptar la responsabilidad por lo que cultiva, debe estar pendiente de su tarea, rechazar a los enemigos, preservar lo que pueda ser preservado y prescindir de aquello que pueda dar fruto.”

Comparte

Autor: Daniel Ceballo

0 comentarios :

Publicar un comentario

Real Time Analytics